Masaje Tántrico para Hombres, la magia de la sexualidad masculina

masaje para controlar la eyaculación

masaje para controlar la eyaculación

La eyaculación precoz es, probablemente, uno de los problemas de salud más serios a los que se puede enfrentar cualquier hombre.Se trata de uno de los trastornos sexuales más complejos que existen, sólo comparable a la disfunción eréctil; por cierto, en algunas ocasiones ambos trastornos son compatibles y conviven en un mismo paciente. Padecer de eyaculación precoz aúna un problema físico con un problema psicológico.

Masaje tántrico lingam y control de la eyaculación

No sólo te impide disfrutar de todos los momentos especiales previos al clímax con tu pareja sexual, sino que supone un fuerte impacto en la autoestima masculina, llegando a suponer un problema más allá de la vida sexual.

Está demostrado que aquellos hombres que tienen problemas para controlar la eyaculación tienen otra serie de problemas en su vida personal y profesional. Por eso el masaje lingam es más que un masaje erótico, es una terapia para sanar la sexualidad masculina.

Si padeces de eyaculación precoz, o tienes problemas para controlar tu eyaculación, no pienses que no tiene solución. A día de hoy, se calcula que aproximadamente entre un 25% y un 30% de la población masculina sufre de este trastorno.

Afortunadamente, existen diferentes tipos de técnicas y ejercicios que funcionan como una terapia sexual idónea para combatir la eyaculación precoz.

De entre todas, el masaje tántrico puede ser una de las más efectivas, a la vez que una de las más placenteras de recibir.

Masaje tántrico como tratamiento de la eyaculación precoz

El masaje tántrico, ejecutado por profesionales, es un masaje de alto contenido erótico que se centra en el Lingam, nombre sagrado para referirse a los genitales masculinos. Recibir un masaje tántrico para hombres, o masaje Lingam, es una experiencia sexual que te ayudará a desinhibirse y a descubrir nuevas formas de disfrutar del sexo.

Gracias a este tipo de tratamientos se trabaja tanto los aspectos psicológicos, como los aspectos físicos que inciden en el trastorno de la eyaculación precoz. Recibir un masaje tántrico será una fuente de bienestar y autoconocimiento que te llevará a sentir mucho más la sexualidad, y a ser más consciente de tus sensaciones en el acto sexual, lo que te llevará a controlar mejor tu eyaculación.

Cómo se realiza un masaje para el control de la eyaculación precoz

Un masaje tántrico enfocado al control de la eyaculación precoz se centra en la estimulación de los órganos sexuales masculinos.

Los aceites son una parte esencial, ya que permitirá al masajista deslizarse por todos los puntos de excitación masculina, con una sensación de suavidad e intimidad para la persona que recibe el masaje. Por supuesto, se realiza un masaje del pene, centrando la atención en el masaje del glande. El masajista atenderá tus reacciones, y sabrá cuando realizar los movimientos justos para que puedas controlar tu excitación, manteniendo el placer.

El tratamiento se completará con un masaje testicular y una estimulación prostática, masaje del punto G masculino, desconocido para la mayoría de los hombres.

El masaje tántrico no se centra en la eyaculación; precisamente, el masajista, a través de sus movimientos, ayuda al hombre a controlar su eyaculación, y por lo tanto, fortalece todos los músculos que intervienen en su contención. Al mismo tiempo, descubre la sensación de autocontrol a la persona que recibe el masaje, incrementando su autoestima y capacidad.

Pero un masaje Lingam es mucho más, ya que no implica que tengas que reprimirte; después de un buen rato de placer, siempre suele terminarse con un final feliz, como guinda del pastel.

En definitiva, placer y terapia sexual se aúnan en un buen masaje tántrico para controlar la eyaculación.